0 comments

Ciberbullying: Una tecnológica forma de dañar

por en Mayo 31, 2016
 

El hecho de que no lo puedas ver, no significa que no te lastime: ciberbullying

Texto: Mariel Cuervo

Niños y adolescentes se encuentran en un peligro latente debido a la falta de seguridad en los buscadores de Internet, pues viola la línea de inocencia y seguridad que padres de familia tratan de conservar. Este protagonista y antagonista de la historia tecnológica permite que la identidad de nuestros niños llegue a rincones inimaginables del mundo, además de que la información personal puede quedar en manos inadecuadas. No necesariamente tenemos que trasladarnos a otros países, en su propio círculo social o comunidad escolar pueden ser víctimas de bullying y acoso, lo que hoy en día resulta más común.

Esto cobra mucha importancia cuando observamos que en México 1 de cada 3 hogares tiene acceso a Internet, esto equivale a 10.8 millones de hogares (INEGI 2015). De ese total de personas con posibilidad de entrar a Internet, el 80 % son jóvenes entre 12-17 años, siendo el sector de la población mexicana que más se conecta; además, 42 % de los niños de 6-11 años se declaró usuario de Internet.

Nuestros niños y jóvenes no sólo pueden ver documentales y leer libros en este medio de comunicación, sino también pueden ver destruida su identidad y su vida digital en un clic. El bullying es un fenómeno social conocido desde hace bastante tiempo y que por desgracia se ha estudiado con poca profundidad. Con el paso del tiempo y el desarrollo de las tecnologías, esta forma de violencia ha evolucionado notablemente, formando parte de la vida cotidiana; tema que, sin duda, no ha sido tomado con la seriedad que merece.

La mayoría de las veces el acoso cibernético es considerado como un problema relacionado con la escuela, sin embargo, nadie queda exento de sufrir este tipo de violencia. Muchos especialistas (Olweus, Beran) comparan e igualan ésta forma de intimidación con los estragos ocasionados por acoso físico, golpes y demás tipos de violencia que no solo dejan huellas físicas, sino también mentales. Adquieren tal gravedad porque son acciones negativas totalmente intencionales con la finalidad de incomodar, lesionar, lastimar y causar un trauma a otra persona. Rompen todo paradigma sobre la intimidación, que se consideraba como fuerte cuando existían golpes, empujones y daños evidentes de por medio; incluyendo también una amplia gama de formas de violentar, como gestos, amenazas verbales, humillaciones, degradaciones, sarcasmos, burlas, manipulación, toda actitud kinésica mal intencionada e incluso el propio silencio (reducir a la persona a la nada). 

Las  personas  utilizan muchas veces la  violencia y la agresión como muestra de dominio sobre otros o como método de solución a sus conflictos. Dentro de todas estas nuevas variantes de acoso nace el ciberbullying, donde se conjugan todos esos daños “no aparentes” de persona a persona e involucran el desarrollo tecnológico como herramienta y aliado para causar daños (teléfonos móviles, correo electrónico, páginas web, redes sociales, etcétera).

Hay siete categorías diferentes de ciberacoso común (Willard, 2004): Flaming (mensajes de enojo, groserias, amenazas a través de correo electrónico u otros mensajes de texto), acoso en línea, ciberstalking, denigración (humillaciones envío de estados perjudiciales, falsos o crueles acerca de una persona a otras personas o exhibición de dichos materiales en línea), mascarada (robo de identidad), salida (publicación de información confidencial, privada o embarazosa), exclusión (excluir cruelmente a alguien de un grupo en línea).

Bajo los estragos negativos que este avance tecnológico ha traído a la humanidad nace en 2015 “Para Un Internet Seguro” en la ciudad de Tijuana, respaldada por SAINT (empresa dedicada al desarrollo de tecnologías de seguridad web, filtrado web y administración de contenido), una iniciativa, que busca cambiar la falta de conciencia en relación a esta herramienta digital por medio de educación segura; esto a través de pláticas y conferencias sobre las situaciones más comúnes entre los internautas: redes sociales, grooming, pornografía y ciberbullying.

Mariel Cuervo

Directora de Marketing de SAINT, empresa dedicada al desarrollo de tecnologías de seguridad web www.parauninternetseguro.com

Se el primero en comentar
 
Responder »

 

Deja un Comentario 

uno + diecisiete =