Erik Contreras

La Nube y el Gaming

El “reino mágico” de la nube también lo encontramos en los videojuegos, en donde más allá de permitirnos sincronizar nuestras partidas guardadas a lo lago de distintos dispositivos, hace posible el poder correr títulos que requieren de equipos de alto rendimiento en computadoras no tan potentes.

 Un ejemplo de esto son OnLive, y Gaikai –ahora parte de Sony– quienes fueron de las primeras empresas en hacer uso del streaming y el procesamiento remoto para acceder a juegos sin necesidad de un equipo dedicado. Aunque lamentablemente –sobre todo para OnLive– estos servicios no han tendido la demanda esperada, en parte porque es necesario contar con una conexión de banda ancha de gran velocidad, de por lo menos arriba de los 10 Mb para tener una experiencia decente.

Y aún a dicha velocidad, que hoy en día es más común, sólo basta que alguien en la misma red comience a ver un video en YouTube o hacer uso de algún servicio de streaming de películas, para arruinar el día a quien esté jugando.

Con el advenimiento de la nueva generación de consolas PlayStation 4 y Xbox One, la nube comenzará a ser una parte más esencial en el día a día de cómo jugamos e interactuamos con los juegos.

Con la adquisición de Gaikai, Sony ha puesto en marcha un nuevo servicio llamado PlayStation Now, el cual dada la incompatibilidad de los títulos de PS3 con PS4, permitirá disfrutar de títulos pasados en la nueva consola, e incluso posteriormente en la línea de televisores de Sony, y  dispositivos móviles. Obviamente, para disfrutar debidamente de este servicio también se deberá de contar con una muy buena velocidad de conexión a internet, que además sea simétrica y estable.

En cuanto a la aplicación de la nube dentro de los juegos, tenemos a Forza Motorsport 5 para Xbox One con la nueva encarnación de su sistema Drivatar, en donde cada que jugamos el título comienza a grabarse nuestro estilo de juego, para posteriormente por medio de la nube, enviar una representación virtual de nosotros a competir en línea cuando no estamos jugando. Esto permite que cada que uno entre a una carrera estando conectados a Xbox Live, se enfrentará a IA (Inteligencia Artificial) que se comportan más como un jugador que como un bot.

Cuando Microsoft presentó a Xbox One el año pasado, hizo gala de los 300,000 servidores que además de mejorar la experiencia multijugador, pueden ser usados por los desarrolladores para  el procesamiento de gráficos y de la misma IA, como es el caso de Forza Motorsport 5.

Nvidia con su dispositivo Shield, y Valve con Steam también han empezado a voltear al uso del streaming y la nube, particularmente para tener su lugar en la sala del hogar que por ahora ha sido el reino de las consolas.

El problema con esto, al igual que otros servicios en la nube, será el requerir una conexión constante a internet, sin mencionar la suscripción a servicios agregados como Xbox Live y PlayStation Plus. Y en un país en el que los servicios de internet y datos, son igual o más inestables que el servicio de energía eléctrica, aún hay mucho que recorrer.

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + catorce =

Lo más leído

La tecnología es lo que nos mueve. Te damos las últimas noticias, reviews, gadgets, gaming, recomendaciones, consejos y más.

Únete a nuestra comunidad. ¡Participa y comparte!

© 2017 Derechos reservados T3 México @ Lyrsa Comunicaciones

Arriba