Mauricio Ramos

¿Realmente necesito subir mis fotos a la nube?

En la interminable carrera por desarrollar nuevas tecnologías, los fabricantes de cámaras han llegado a un punto crítico en el tamaño de los archivos digitales, lo cual es relevante por que hoy los amantes de la fotografía hacen más fotos que nunca.

Si bien la mayoría de los fotógrafos profesionales coinciden que este aumento en resolución ha significado una mejora en la calidad de imagen, también hay quienes consideran que un archivo de captura mayor a 24 megapixeles es un exceso.

El debate está en la mesa, pero mientras se deciden, tenemos que encontrar la mejor manera de archivar y respaldar nuestras fotografías, todo un reto, justo por el gran tamaño de los archivos.

El dvd de 4.7 gigas dejó de ser una opción hace mucho tiempo. Un disco externo de uno o dos teras funciona bien, pero cada día son más los usuarios que están volteando a las nubes como una solución mágica de almacenamiento ilimitado.

El asunto con estas plataformas virtuales es que queremos todos los beneficios sin saber exactamente cómo funcionan. Tenemos esta riesgosa costumbre de “probar ahora y averiguar después”, algo que puede ser delicado.

Cuando se trata de nuestras fotografías hablamos de momentos mágicos que nunca podremos repetir, esa es la razón por la que atesoramos estas imágenes. Así que antes de ponerlas en una plataforma virtual desconocida, debemos conocer nuestras opciones para evitarnos un gran dolor de cabeza.

Si ya está convencido, lo primero es averiguar si hay una nube adecuada para usted. Hoy, Google Drive, SkyDrive, Amazon Cloud Drive y Dropbox son de las más conocidas, pero no necesariamente las mejores opciones.

¿Qué quiero en una nube?

Primero que nada, que sea compatible con mi sistema operativo. Hay algunas combinaciones que son poco funcionales. Esto es importante por que ir de nube en nube no es una buena opción. Los tiempos de transferencia pueden ser una pesadilla.

También quiero que sea segura. Esta es una prioridad para todos, sin embargo, según algunas encuestas, muchos usuarios usan la nube para no tener que lidiar con la administración y seguridad de sus archivos. Pero confiar al 100 % en un proveedor virtual puede no ser la mejor decisión.

Si bien todas las nubes ofrecen una política de seguridad y privacidad, los especialistas en seguridad cibernética opinan que los usuarios deben ser cuidadosos con el tipo de archivos que almacenan en sus cuentas, pues al día de hoy no hay una plataforma que no esté en riesgo de ser “hackeada”. Es por esto que la nube sólo debe ser usada como almacenamiento de nuestro respaldo y no de nuestros archivos originales.

Los especialistas también coinciden en que mientras más grande sea la plataforma, mayor será el riesgo de un ataque virtual, pues los hackers siempre están en busca de volumen.

Finalmente, no podemos olvidar que más allá de nuestra cuenta de acceso personal, nunca tendremos control sobre la nube en sí, por lo que si esta plataforma sufre un colapso temporal o desaparece definitivamente, no tendremos manera de recuperar nuestros archivos.

La pregunta obligada es: ¿qué podemos subir y qué no? Un buen consejo sería no subir archivos valiosos o confidenciales.

Por último, más allá de ser un sistema revolucionario de almacenamiento, no debemos usar la nube como una moda, pues más allá de la tentación, ya lo dijo Jason Segel en la película “Sex Tape” –protagonizada con Cameron Díaz–, “Nadie entiende la Nube, es un maldito misterio”.

 

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × uno =

Lo más leído

La tecnología es lo que nos mueve. Te damos las últimas noticias, reviews, gadgets, gaming, recomendaciones, consejos y más.

Únete a nuestra comunidad. ¡Participa y comparte!

© 2017 Derechos reservados T3 México @ Lyrsa Comunicaciones

Arriba