63 vistas 0 comments

Tecno erotismo: De la cinta a la realidad virtual

por en Marzo 17, 2016
 

Tecno erotismo: Las tendencias en realidad virtual no dejan fuera la grabación de la pornografía visualmente activa.

Se estima que a partir del 2016 la multimillonaria industria de entretenimiento para adultos (con ganancias entre los 40 y 50 mil millones de dólares anuales) será uno de los potenciadores de una de las principales tendencias multimedia del año. Así que olvídate del Kamasutra y mejor agarra tu visor de realidad favorito porque es hora de vivir una nueva era de erotismo virtual.

Las nuevas tecnologías siempre introducen diversas formas de contar historias; aunque para asegurar su adopción, siempre necesitarán de un catalizador. En concreto no nos referimos a algún gurú o evangelizador tecnológico al estilo Steve Jobs ni a algún invento revolucionario. Es más, ni siquiera se trata de tecnología. Simplemente es del entretenimiento para adultos más redituable de la historia: la pornografía.

Aunque la relación de la sociedad con el sexo y el erotismo no es exactamente lo que se llama “normal” o particularmente abierta, en el mundo de la tecnología (o concretamente en línea) es todo lo contrario. Veamos los antecedentes históricos:

En 1966 la pornografía hizo de la cinta de 8 mm y el proyector casero el estándar de consumo. Después de todo, invertir en una cámara, cientos de metros de película y un pesado proyector sólo se podía justificar filmando algo más que fiestas de cumpleaños y algunos viajes anuales. Si bien, ya se presentaban a color, el “disfrutarlas” en la intimidad o almacenarlas no era muy práctico y es aquí donde la introducción del formato de cinta de video casera de JVC jugó un papel importante para su crecimiento. Según una encuesta del sitio PornHub, aunque en 1978 sólo el 1 % de los hogares en Estados Unidos poseía una videocasetera, el 75 % de las cintas vendidas ese año era de contenido pornográfico. La posibilidad de ver, rebobinar, pausar y ver de nuevo cada detalle de cada escena sexual impulsó la tecnología del video casero como el cine hollywoodense tradicional no pudo hacerlo. Es más, se dice que la adopción de cámaras de video capaces de grabar directamente a VHS, eliminando la necesidad de edición y facilitando el copiado de las cintas, fue la estocada definitiva que ganó la guerra entre este formato y el ya olvidado Betamax, que era de mejor calidad, pero más costoso. De forma muy similar, los videos pornográficos (tanto caseros como profesionales) de la mano de tecnologías de copiado casero (o “quemadores” como mejor los conocemos) ayudaron al DVD a entrar al mainstream, esto gracias a la gran calidad (para la época)del video digital; además de la opción de replicar y distribuir de forma rápida y económica los contenidos.

¿Ven un patrón aquí? Y todo esto sin contar con el auge de la pornografía en línea, la cual desde 1994 hasta la fecha ha sumado incontables terabytes de almacenamiento y horas y horas de video que pondrían al mismísimo YouTube en vergüenza en cuanto a cantidad de visitas diarias. De nuevo, y para ponerlo en perspectiva, el sitio PornHub.com, según el ranking de Alexa.com se ubica en la posición 64 a nivel mundial, mientras que sitios de grandes medios con relevancia internacional como CNN.com y WSJ.com (sitio oficial del diario Wall Street Journal) se ubican en los lugares 83 y 374 respectivamente. La popularidad de la pornografía no ha disminuido y las nuevas tecnologías enfocadas al multimedia y al entretenimiento no pueden negar su importancia como potenciador tecnológico.

 

¿Qué impacto tendrá todo esto en el mundo de la realidad virtual?

Tal vez, lo más cercano a una respuesta lo pudimos presenciar durante el CES 2016 en Las Vegas. Gracias a la naturaleza de plataforma abierta de Oculus Rift, compañías especializadas en videos para adultos como Naughty America y Vivid han empezado a experimentar con esta tecnología. El inicio de estas pruebas se dio gracias a la disponibilidad de cámaras capaces de grabar video en 360 grados (Ricoh, por ejemplo, tiene modelos para consumidor. Mientras marcas tan variadas como Samsung, Nokia y GoPro ya trabajan en crear dispositivos cada vez más profesionales) solucionando el problema de creación de contenido foto realista para las plataformas de realidad virtual. Después de todo, si se trata de tener una experiencia sexual inmersiva y lo más apegada a la realidad, no basta con “hacerlo” con un personaje de videojuego. Bueno, tal vez los fanáticos de la franquicia Dead or Alive no estén muy de acuerdo con eso.

 

Una vez superada la brecha de creación del contenido (piénsenlo, ahora resulta que los productores de la industria porno son grandes early adopters históricos en cuanto a cámaras se trata), los precursores del porno virtual se enfrentarán ante el problema de la distribución, ya que Facebook (dueño de Oculus Rift) ha declarado que no distribuirá ningún tipo de videos para adultos en la tienda oficial de la plataforma. ¡como si esto fuera a detener su consumo! Recordemos que para correr las experiencias de realidad virtual, Oculus Rift requiere de una computadora bastante poderosa. Para muchos hard core users, PC poderosa significa máquina multimedia y dicha máquina puede ser nutrida de contenidos obtenidos de sitios de torrents o algunos otros recovecos oscuros de la red. Así que no, esto no será un problema. Hablando de conectividad, el porno virtual podría retomar uno de los preceptos básicos de internet, el cual es esconder e inclusive tomar otra identidad para transformarnos en otra persona o ser en línea. Y con estos contenidos eróticos tendrás que hacer justo eso, ya que una vez que te colocas el visor, tomarás la forma o más bien, el cuerpo de un doble virtual, es decir, el modelo (casi siempre fornido y bien dotado) que se utilizó como referencia para crear el video interactivo, haciendo de la experiencia en primera persona una vivencia realista con un toque de fantasía y escapismo. Después de todo, la realidad virtual trata de conocer otros mundos y para muchos usuarios las artes eróticas son un tema tan alienígena y distante como la superficie de Marte.

 

Por la experiencia relatada por “el primo de un amigo” podemos decir que si bien es un tanto desconcertante, el acostumbrarse es lo de menos, ya que la curiosidad (o más bien el morbo) de habitar otro cuerpo y hacer realidad (virtual) tus más intimas fantasías te deja con un sentido de gratificación y novedad que tanta falta le hacía al cine para adultos. En el video mostrado por Naughty America, la experiencia es de un trio entre tu musculoso avatar y dos despampanantes rubias. Sí, es divertido volar a la luna, ver un show de Cirque Du Soleil en 360 grados o jugar Minecraft con un visor de realidad virtual, pero fuera de algunos vuelos y videos panorámicos, las experiencias foto realistas, íntimas y personalizadas de realidad virtual son actualmente muy escasas. Es cierto que el género de horror también podrá encontrar nuevas formas de difusión en este género tecnológico, pero aún se encuentra en sus primeros pasos, ya que esas experiencias terroríficas a diferencia de la pornografía virtual, aún son creadas con personajes generados animados a modo de videojuego. En cambio, los videos para adultos ofrecen una experiencia que es en igual medida real y una descabellada fantasía virtual, es decir, si estás interactuando con seres humanos reales, simplemente no están en ese momento contigo. Como es característico en el porno puedes escoger el género y optar por “experimentar en cuerpo ajeno” como hombre y elegir un avatar femenino. Esa SÍ es una experiencia extra corporal.

Además del potencial de volverse uno de los géneros de contenido preferidos de los usuarios de realidad virtual, esta simbiosis entre artes eróticos y tecnología tiene el poder de sumar unos cuantos ceros a las ganancias de esta multi millonaria industria del entretenimiento.

 

El futuro está en…¿el espacio?

En T3 nos encanta sacar la bola mágica y predecir el futuro. Creemos que el período de adopción de los videos para adultos en cuanto a realidad virtual tendrá su apogeo en los próximos dos años y nuestro equipo de futuristas ya se encuentra pensando en la siguiente tecnología que reemplazará la realidad virtual como novedoso vehículo de la pornografía.

PornHub, uno de los sitios, o mejor dicho una de las bóvedas más grandes de entretenimiento para adultos en el mundo,

se encuentra en pláticas para producir una película erótica fuera de este mundo. ¡Y no nos referimos en el sentido figurado!, ellos literalmente quieren producirla en el espacio. Seguramente a Richard Branson le hubiera encantado tener esta idea primero.

Esto emana de la curiosidad del ser humano de “hacer el amor” en el espacio y gracias a una campaña lanzada en el sitio Indiegogo para recaudar 3.5 millones de dólares, muy pronto las estrellas porno Eva Lovia y Johnny Sins podrían ser los primeros en “sexplorar” la última frontera.

La producción espera arrancar a finales del 2016 y los fondos recaudados se invertirán en cubrir los costos principales del viaje espacial (lo cual es obvio, no es como que las películas para adultos tienen grandes valores de producción), el costo del vuelo, el “entrenamiento” básico y los lugares en dicho vuelo del equipo de filmación y galones de lubricante.

A todos los que decidan participar en la campaña de recaudación en Indiegogo, Porn Hub les dará varios beneficios como un certificado de patrocinio, copias de la película e inclusive la oportunidad de conocer a las “estrellas”. ¡Ah! si donas arriba de los $150 mil dólares, tendrás la oportunidad de llevarte uno de los trajes espaciales portados por los actores principales. Aunque debemos advertirte, eso no incluye la cuenta de la tintorería.

¿Podrá hacer el porno para los viajes espaciales lo que hizo por la cinta de 8 mm y el VHS? ¿O será un video más que se perderá entre los cientos de miles de millones que se alojan en dicho sitio?

Se el primero en comentar
 
Responder »

 

Deja un Comentario 

uno × 1 =