fbpx
+HOT

¿Cuál es mejor, una tarjeta de débito o crédito? Aquí te lo decimos

Siempre que se inicia la vida laboral, hay cosas que no se saben o se conocen a la perfección, por ejemplo: cómo funcionan los impuestos, una nómina o simplemente cómo funciona una tarjeta de crédito o débito.

Con respecto a esta última duda, siempre se escuchan opiniones muy divididas. Algunos consideran que es mejor tener una tarjeta de crédito para generar un historial crediticio, y otros creen que el crédito puede ser peligroso si no se sabe manejar, por lo que es mejor una tarjeta de débito. Entonces, ¿quién tiene la razón?

Para comenzar, cabe recalcar que actualmente en México hay poco más de 176 millones 900 mil tarjetas, de las cuales poco más de 136 millones 714 mil son de débito, mientras que de crédito hay poco más de 31 millones 220 mil. “El mundo cada vez está más digitalizado. Si no digitalizas tu dinero, te restringes automáticamente de él. Tenemos que digitalizar nuestra economía para aprovechar todos los beneficios de los servicios financieros y competir a nivel global, debería ser un Sí o Sí.”, comenta Alejandro Guízar, CEO de Billpocket.

Si bien México es el segundo país de Latinoamérica que más tarjetas posee en circulación, después de Brasil, cabe mencionar que en nuestro país, durante 2016, la posesión de tarjetas, ya sea de débito, crédito, cajero y prepago, creció un 20.9%, de acuerdo a información de una empresa española de consultoría y tecnología.

Si las tarjetas son muy bien recibidas por el mercado mexicano, entonces, ¿cuál es la mejor, débito o de crédito? Antes de dar una respuesta, es necesario repasar cuáles son las ventajas de cada una.

Tarjetas de crédito

Uno de los principales beneficios a largo plazo es la generación de historial de crédito, el cual es una suma de los antecedentes crediticios y es utilizado por las instituciones financieras para conocer cómo se han manejado las finanzas personales de cualquiera y así poderles otorgar desde un préstamo, hasta una línea de crédito.

Las tarjetas de crédito también tienen como beneficio una mayor seguridad ante delitos de fraude, y en dado caso de que esto suceda, es posible que se pueda obtener un reembolso por la cantidad comprometida.

Por otro lado, existen los Meses Sin Intereses, que es un esquema de pago donde los usuarios pueden adquirir  productos o servicios a mensualidades fijas, desde los 3 a los 48 meses. En este caso, el banco adquiere la deuda y la paga automáticamente, mientras que esa deuda es cargada a la línea de crédito del cliente para irse liquidando en cantidades mínimas.

Tarjetas de débito

El más grande beneficio de las tarjetas de débito es que se gasta prácticamente lo que se tiene, por esta razón existe un mayor control en los gastos.

Por otro lado, el mantener la tarjeta y la cuenta no genera comisiones ni intereses, sólo en casos donde se quiera hacer una transferencia con ella o disposiciones.

Por último, existen temporadas en las que los comercios ofrecen descuentos o promociones si los pagos se hacen al contado, por lo que esta opción puede ser muy útil al momento de querer adquirir algo.

“Una tarjeta de débito es un must, todos deberíamos tener una para simplificar el manejo de nuestro dinero, seguridad y hasta para controlar nuestros gastos, al final todo queda registrado al contrario del efectivo. Sin embargo, también deberíamos aspirar a tener una tarjeta de crédito, para crear historial, tener acceso a otros servicios, incluso para manejar emergencias que puedan demandar más de nuestros recursos disponibles. Sin embargo, el crédito es algo que requiere educación financiera para ser utilizado correctamente. No hay que tenerle miedo, sólo hay que familiarizarnos con él.”, explica Guízar.

Por ejemplo, si se es un muy buen pagador, si se es organizado, si se tiene un control claro de los gastos e ingresos o se necesita crear un historial crediticio, la mejor opción será una tarjeta de crédito. En caso contrario de que la organización no sea lo tuyo, de que debas un crédito o cuentes con una o más deudas, lo correcto sería mantenerse con una tarjeta de débito, ya que por el alto descontrol podría obtenerse otra deuda y entrar en un círculo vicioso.

Aunque  los comentarios de tus conocidos puedan influir en tomar decisiones precipitadas, es necesario analizar cuál es la mejor opción para ti, con base en tu perfil y finanzas personales, para que así logres obtener el mejor provecho de estos instrumentos financieros.

¿Cuál es mejor, una tarjeta de débito o crédito? Aquí te lo decimos
Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

La tecnología es lo que nos mueve. Te damos las últimas noticias, reviews, gadgets, gaming, recomendaciones, consejos y más.

Únete a nuestra comunidad. ¡Participa y comparte!

© 2017 Derechos reservados T3 México @ Lyrsa Comunicaciones

Arriba